Violencia juvenil en Oslo: Preocupante aumento de agresiones y amenazas contra la policía y voluntarios nocturnos

Escrito por María Fluxá
Publicado el

De un tiempo a esta parte la situación en ciertos barrios de Oslo, como Groruddalen y Holmlia, se ha deteriorado hasta tal punto que violentas bandas juveniles han impedido a la policía desarrollar su rutina diaria. Además, los voluntarios nocturnos (Natteranvnene) han suspendido sus patrullas en Vestli, tras ser agredidos en dos episodios violentos.

No son los únicos acontecimientos violentos. También en Vestli se registró una bala perdida, que no dejó heridos ni tampoco arrestos. El mes pasado, tras un tiroteo en Holmlia se detuvo a un joven de 21 años acusado de asesinato. Días antes, en Sinsen, ardieron coches en un incidente que la policía cree intencionado.

No sólo decrece la seguridad en estos barrios, donde predomina el tráfico de drogas, sino que la policía cada vez se enfrenta a mayores dificultades para llevar a cabo su labor. Así, desde el pasado septiembre, en 33 ocasiones se ha impedido su trabajo, especialmente Groruddalen y Holmlia, por parte de menores de 18 años, según informó recientemente la cadena pública de televisión NRK.

Así, tanto estos jóvenes, pero también adultos, se ponen agresivos e impiden el paso a los policías, les amenazan con armas de fuego y machetes, o se niegan a obedecer cuando los agentes les piden que les abran paso. El número de este tipo de casos ha aumentado considerablemente con respecto a años anteriores. En 2016 hubo 14 casos similares y en 2017, 20, durante el mismo periodo.

A la policía le preocupa el aumento de la violencia porque demuestra que cada vez “tienen menos respeto no sólo por la policía, sino también por las escuelas y los servicios sociales infantiles”, en palabras de John Roger Lund, responsable de la policía en Oslo Øst. De ahí que ahora envíen patrullas de dos agentes, en lugar de uno solo.

La disminución de seguridad para las fuerzas del orden también se ha dado en otros distritos, como Tøyen, Grønland y el propio centro. “Es especialmente entre los delincuentes juveniles de 12 años y hasta 23 años quienes intentan impedir que hagamos nuestro trabajo. Ha habido ejemplos de armas amenazadoras, con mayor frecuencia están armados hoy que antes. Hay armas pequeñas y armas”, añade Tore Soldal, jefe de la policía en Oslo Sentrum.

La gravedad de la situación reside en que desde 2015 no sólo la violencia ha incrementado considerablemente y ha aumentado el número de delitos, que además son más frecuentes, sino que ésta se concentra alrededor de las áreas escolares, donde se han requisado armas y machetes.

Precisamente, en Oslo centro varios incidentes desde el verano pasado, protagonizados por niños, preocupan a la policía, cuyos miembros se han visto amenazados y también agredidos con armas de fuego y cuchillos.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers