Este es el hombre que está acusado de los asesinatos de cinco personas en Kongsberg

Publicado el

Poco a poco se va sabiendo más del extraño y terrible ataque de este miércoles en Kongsberg, que dejó cinco fallecidos y tres heridos.

Todo apunta en efecto a un ataque terrorista, ya que el atacante, Espen Andersen Brathen, un danés de 37 años, se había convertido al islam y era sospechoso de haberse radicalizado. Brahen mató a sus víctimas con un arco y unas flechas. Su proceder, en un lugar público contra personas al azar, responde también al modus operandi de los ataques islamistas en Europa.

"No hay duda de que el acto en sí parece ser un ataque terrorista", reconocía el jefe de policía de seguridad (PST, por sus siglas en noruego) Hans Sverre Sjøvold , "pero ahora es importante que la investigación continúe y que podamos establecer cuáles fueron los motivos de la persona acusada", insistía el oficial sobre el caso de Brathen, que comparece este viernes ante el tribunal.

"Nos ha contado todo lo que pasó ayer", revelaba por su parte la fiscal de la policía, Ann Irén Svane Mathiassen. "Nos ha confirmado que fue él quien mató a estas cinco personas, pero no podemos decir más sobre lo que nos dijo".

Se sabe también que Brathen había contactado en el pasado en varias ocasiones con los servicios de salud, mientras que en el país, este jueves tomaba posesión como nuevo primer ministro el laborista Jonas Gahr Støre. El protagonismo, tristemente, no es para él.

La Familia Real noruega expresa sus condolencias con "dolor y desesperación" por el ataque

El rey de Noruega ha expresado sus condolencias en un breve mensaje al alcalde de Kongsberg por el atentado que tuvo lugar en la ciudad.

"Estamos consternados por los trágicos acontecimientos ocurridos anoche en Kongsberg. Nos solidarizamos con los familiares y los heridos en el dolor y la desesperación. Y pensamos en todos los afectados de Kongsberg que han experimentado que su entorno local seguro se convirtió de repente en un lugar peligroso. Nos estremece a todos cuando ocurren cosas horribles cerca de nosotros, cuando menos lo esperas, en medio de la vida cotidiana en la calle", dijo el rey Harald.

El rey terminó su declaración diciendo que "Noruega es un país pequeño. Cuando Kongsberg se ve ahora tan afectado como la sociedad, el resto de la nación está con vosotros. Enviamos pensamientos cálidos a todos los que ahora se enfrentan a un momento difícil y a todos los que tienen por delante exigentes tareas laborales. Esperamos que se restablezca la seguridad para que el miedo no se consolide".